El Ayuntamiento presenta el diagnóstico municipal sobre cooperación y migración

.

La concejala de Cooperación al Desarrollo y Migración, Neus Fábregas Santana, presentó el Diagnóstico de la Cooperación Internacional y Migración en la ciudad de València, un estudio que constituye el paso previo a la realización del plan municipal sobre cooperación y el plan municipal sobre migración. Entre otros aspectos, se analizan elementos como la Ayuda Oficial al Desarrollo, desde 1995 hasta 2017, año en el que se alcanzó el 0,23 % del Presupuesto Municipal dedicado a cooperación.

 

La Concejala de Cooperación y Migración, Neus Fàbregas, ha anunciado que la del año pasado es la cifra históricamente más alta hasta el actual 2018, en el que se alcanzará el 0,5 %. “Nuestra intención es alcanzar antes del final de la legislatura el 0,7 %, una reivindicación que ya tiene más de 40 años de recorrido”. La concejala ha explicado que “la cooperación internacional es imprescindible para un mundo donde impere la cooperación, los cuidados y el trabajo en común; y como consecuencias de las desigualdades que existen hoy, las personas tienen que huir forzosamente por causas mediambientales, económicas, sociales y culturales que les llevan a desplazarse a otros lugares donde tenemos el reto de incluirles y convivir desde la interculturalidad”

 

En el desarrollo de las investigaciones se han utilizado técnicas de análisis cuantitativo como las encuestas y también de análisis cualitativo, como entrevistas, grupos de discusión y talleres. En el caso de la cooperación, el diagnóstico ha tenido como objetivo analizar la evolución histórica de la Ayuda Oficial al Desarrollo del consistorio desde el año 1995 hasta el pasado 2017, cuando se alcanzó el 0,23 % del presupuesto municipal dedicado a cooperación. En el estudio también se han caracterizado los principales agentes de cooperación presentes en el municipio de València.La investigación ha dividido estos 22 años en tres períodos, el nacimiento y consolidación, que va desde su inicio en 1995 hasta 2011; el desmantelamiento, que comprende entre el 2012 y el 2015; y la tercera etapa (esta legislatura) en la que se ha procedido a la recuperación y reconstrucción del modelo.

 

En la etapa de nacimiento y consolidación se llegó a una aportación máxima de un 0,18 % (año 2000). “La peor etapa para la cooperación fue el período comprendido entre 2012 y 2015, cuando el Gobierno de Rita Barberá redujo la partida presupuestaria al 0,005 % del Presupuesto Municipal. Con el cambio de equipo de gobierno la cooperación volvió a cobrar importancia, aumentando el porcentaje del presupuesto hasta el 0,5 % que es la cifra más alta desde que se empezó a invertir en cooperación”, ha recordado la concejala.

 

FORTALEZAS Y LIMITACIONES

 

El estudio ha realizado un análisis de las fortalezas y limitaciones del sector en el municipio. Entre las fortalezas se destacan las capacidades de los agentes de cooperación (municipales/ONGD/socios Sur/universidades), el adecuado carácter de los instrumentos y mecanismos de concesión (aunque se reseñan mejorables), la existencia del trabajo en red, el aumento de acciones de sensibilización dirigida a la población valenciana, y la puesta en marcha de mecanismos y espacios de participación dirigidos a mejorar la calidad de la Ayuda Oficial al Desarrollo.

 

Por su parte, el informe de diagnóstico de migración trata de generar un cuadro general de la situación del vecindario inmigrante. En el análisis se han contemplado sus dimensiones: características, distribución residencial, servicios públicos disponibles, y las dinámicas de convivencia y el contenido de los discursos hacia esta parte de la población. Los ejes transversales han sido inclusión/exclusión, mujer, hijos e hijas y la heterogeneidad del colectivo.

 

La población residente en València con nacionalidad española pero nacida en el extranjero ha crecido 2,7 puntos desde el 2006, hasta llegar a representar el 16,7 % de la población en 2016. Por su parte, la población extranjera residente en nuestra ciudad se mantiene estable. Del estudio se concluye que la mayor parte de las personas migrantes son jóvenes, aunque en los últimos diez años se ha producido un aumento de la media de edad: 33,2 años en 2006 a 38 años en 2016.

 

Entre los grupos más numerosos por origen destacan las personas de origen rumano, entre las europeas; ecuatoriano y colombiano entre los latinoamericanos, pero también de origen chino, pakistaní y marroquí. La mayor parte de los migrantes tiene un perfil familiar, y hay algo más del 50 % de mujeres, aunque con grandes diferencias por colectivos. En 2016, se han producido 2.056 nacimientos de madre extranjera, el 23 % del total en València. 
 

Print Friendly, PDF & Email
Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.