Marchas de la Dignidad: 22 de octubre volvemos a las calles para exigir Pan, Trabajo y Techo

19:30 horas. Plaça de Sant Agustí.

No al pago de la deuda. Sí a una vida que valga la pena vivir

Las Marchas de la Dignidad vuelven a las calles para demostrar la fuerza del pueblo frente al poder económico y político del régimen del ´78.

Hace dos años las Marchas de la Dignidad lograron reunir cerca de dos millones de personas en Madrid en la manifestación más multitudinaria de los últimos treinta años. Fue noticia internacional y, probablemente, esa demostración de fuerza de las clases populares logró ralentizar la aplicación de las medidas retrogradas del llamado “Partido Popular”, también, probablemente, contribuyó a su pérdida de poder en las elecciones locales y autonómicas de este año y, además, propició la abdicación de Juan Carlos I de Borbón.

La reforma del artículo 135 de la Constitución, pactada por el PSOE con el PP en agosto de 2011, secuestró nuestra soberanía. Obliga a los gobiernos a subordinar las políticas que deben asegurar los derechos básicos de la ciudadanía a pagar una deuda ilegítima y odiosa; una deuda que originalmente era privada (la mayor parte, de los bancos) y que se ha convertido en deuda pública, por lo que todos y todas tenemos que pagar los errores de los más ricos.

El PP ha aplicado estas políticas con alegría y ya anuncian que hemos salido de la crisis, lo cual quiere decir que las grandes empresas y la banca vuelven a obtener pingües beneficios a costa de hundir en la miseria a gran parte de la mayoría social, sobre todo gente trabajadora.

Hemos visto cómo las sucesivas reformas laborales han aumentado la precariedad y la temporalidad y han debilitado la capacidad de negociación de las y los trabajadores. El paro aumenta sobre todo entre las mujeres y los y las jóvenes, muchos de los cuales, altamente cualificados, se ven obligados a emigrar.

Hemos visto cómo el sueldo mínimo interprofesional se ha congelado en 645,30 € (frente a los 1.430,22 € de Francia y los 2.000 € de los países nórdicos).

Hemos visto cómo se han recortado los servicios básicos y esenciales para el desarrollo del ser humano como la enseñanza y la sanidad y cómo han aplicado privatizaciones para mercantilizar la satisfacción derechos básicos.

Hemos visto cómo muchas personas que trabajan en situaciones angustiosas no pueden llegar a final de mes: antes ser mileurista se consideraba una pesadilla; ahora se ha convertido en un sueño imposible para muchas personas.

Hemos visto que los bancos que engañan a la gente y después desahucian a familias y las condenan a una deuda que durará toda la vida.

Hemos visto cómo han alargado la vida laboral y cómo muchas personas cobran pensiones cuya cuantía está por debajo del umbral de la pobreza.

Pero no todo son recortes; el Estado español y, dentro de éste, el País Valenciano son de las zonas de la Unión Europea donde los ricos tienen que hacer una menor contribución fiscal. No se ha recortado de forma drástica la inversión en gastos militares: la OTAN y los encargados de la Política Europea de Seguridad y Defensa podrían quejarse.

Hemos dicho que hace dos años las Marchas de la Dignidad fueron un éxito. Pero si queremos ir creando una sociedad igualitaria, donde el bienestar y la felicidad de cada uno y cada una sea condición necesaria para el bienestar y la felicidad de todos y todas, donde las personas puedan realizar las posibilidades infinitas de su destino, la lucha debe seguir.

Por ello, pedimos tu participación activa en las movilizaciones de este mes, en especial el día 22 de octubre para exigir:

  • Trabajo digno y recuperación de los derechos laborales robados al pueblo trabajador.
    • Derecho a la vivienda. Cumplimiento de las exigencias de la PAH.
    • Garantizar los servicios básicos de luz, agua y gas.
    • Defensa de los servicios públicos de calidad para todos y todas.
  • Renta social básica para la situación de emergencia social en que estamos y fomento de un trabajo social garantizado.
    • Derogación de las leyes represivas, en especial la “Ley Mordaza”, y la absolución y libertad de los represaliados por motivos políticos.
  • Defensa de los derechos de la mujer y la lucha contra toda violencia de género.
    • Defensa de la igualdad legal, social y real de los colectivos LGTBI.
    • Defensa del medioambiente para asegurar los derechos de las generaciones futuras.
    • Rechazo al pago de la deuda ilegítima y odiosa. No a la Europa del Capital.
    • No a la OTAN. No a la guerra.
    • Un futuro digno para la juventud, que no le obligue al exilio o la migración.
    • Derecho a decidir de las personas, los pueblos y las naciones del estado en los aspectos que atañen a su vida y futuro.
  • Rechazo de los tratados entre gobiernos y trasnacionales contra los derechos sociales. No al TTIP, CETA y TISA.

Derechos para todas, ningún ser humano es ilegal.  Por el cierre de los CIE’S

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.