Programa 50/50: Cinco centros escolares municipales buscan reducir el consumo de agua y electricidad mediante un cambio de hábitos.

 

Dentro de la apuesta del Govern de la Nau por la creación de una nueva cultura energética,  se ha presentado el “Programa 50/50 de ahorro energético y ahorro de consumo de agua en centros educativos”. Una experiencia piloto que quiere mejorar y reducir el consumo de agua y electricidad en cinco escuelas públicas de la ciudad durante este curso 2017-2018, y que tiene su contrapartida cuando el Ayuntamiento devuelva a cada una de las escuelas el 50 % del ahorro generado para invertirlo en las necesidades del centro.

 

“El otro 50 % tendrá que ir destinado a reinvertir en nuevas acciones que representan más ahorro, que retroalimentan esta tendencia a reducir la factura energética y a evitar que algo tan escaso, caro y limitado se malgaste como consecuencia de unas malas prácticas demasiado arraigadas”, ha explicado el alcalde, Joan Ribó, el lunes 2 de octubre en un acto en el hemiciclo del Ayuntamiento donde ha asistido representación del Ayuntamiento de Rubí -municipio donde esta iniciativa se puso en funcionamiento el curso 2012-2013- y alumnos tanto de Rubí como de los centros valencianos adscritos al programa.

 

Los centros seleccionados en este programa piloto son C.P. Luis Vives, C.P. Doctor López Rosat, C.P. Arquitecte Santiago Calatrava, C.P. Sant Isidre i C.P. Cervantes. La iniciativa pretende concienciar sobre un cambio de cultura, de hábitos y comportamientos que genere un ahorro energético, al mismo tiempo que “fomenta la participación ciudadana y el compromiso con la ciudad desde la más temprana edad y supone un nuevo impulso en la lucha contra el cambio climático”, ha destacado Ribó.

 

Este proyecto de ahorro energético ha llegado a 500 colegios y otros 50 edificios públicos de los 13 países de la Unión Europea. “Tiene, además, el atractivo añadido de estimular la implicación de sus verdaderos protagonistas y de sentir que están mejorando el mundo con una acción recompensada”, ha dicho el alcalde, acompañado del concejal de Energías Renovables y Cambio Climático, Roberto Jaramillo, el concejal de Gobierno Interior, Sergi Campillo, y la concejal de Educación, María Oliver.

 

El concejal Roberto Jaramillo destaca la necesidad de «concienciar a los niños y las niñas y a toda la comunidad educativa de la importancia de promover el uso eficiente de la energía y de dar prioridad a las energías limpias. Este proyecto ayuda de una manera práctica y con resultados tangibles a que el alumnado interiorice la necesidad de consumir con criterios de sostenibilidad”.

 

La factura del consumo energético del Ayuntamiento de València en 2015 (electricidad, agua, gas y gasóleo) ascendió a 21.929.780 euros, de los cuales más del 10 % correspondió al gasto que se realiza en los centros escolares, concretamente 2.225.000 euros. En cuanto al ahorro energético, en los últimos dos años, el Govern de la Nau ha bajado la factura de la luz en un 17 %, lo cual ha supuesto un ahorro de 3’3 millones de euros.

 

Representantes del Ayuntamiento de Rubí, donde ya se ha puesto en marcha el proyecto en tres colegios, han expresado su orgullo de haber implantado el Programa 50/50 y Marta Morera Marcé, técnica responsable del proyecto en Rubí, ha explicado con los y las alumnas de Rubí cómo han conseguido aumentar el ahorro energético. Durante el curso pasado 2014-2015, las escuelas de Rubí consiguieron un ahorro energético de 77.425 euros (23,92 % del consumo total).

 

Entre las medidas que se implantaron en Rubí, y que podrían repetirse en los centros escolares de Valància, está la monitorización del consumo energético, la sectorización del sistema de calefacción, el uso más eficiente de la luz y de la calefacción o la creación de líderes energéticos entre el mismo alumnado, que estará implicado desde el inicio en todo el proyecto.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.