València en Comú impulsa en el Ayuntamiento una moción en defensa del laicismo institucional

 

El texto que presenta el Grup Municipal València en Comú en el pleno del día 26, insta al gobierno central a derogar el concordato con la Santa Sede y a eliminar la exención en el pago de impuestos a la iglesia.

 

La laicidad es una seña de identidad del poder civil, la libertad individual y la democracia. En palabras del portavoz de ValC, Jordi Peris: “En pleno siglo XXI, en una sociedad moderna y democrática, la laicidad y la separación entre iglesia y estado no pueden estar en cuestión y han de ser defendidas por todos los poderes públicos. Por eso València en Comú ha impulsado una moción para el próximo pleno en defensa de estos valores. Entendemos que el Ayuntamiento de Valencia ha de tener como objetivo democrático fomentar la libertad de conciencia y su independencia respecto de cualquier confesión religiosa, además de cumplir el mandato constitucional, según el cual ninguna confesión tendrá carácter estatal”.

 

La moción plantea acciones en tres ámbitos: las actividades del propio ayuntamiento, la defensa de los derechos de la ciudadanía en cuanto a la libertad de creencias, y el ámbito estatal, en el que se insta al gobierno a tomar una serie de medidas.

 

Respecto a las actividades y protocolos municipales, el texto establece que los reglamentos municipales de honores y protocolos y de sus entes públicos se adecuen a la no confesionalidad del Estado, como ordena la norma constitucional, así como la retirada de simbología religiosa en los espacios de titularidad pública y el carácter civil y aconfesional de todos los actos organizados por el ayuntamiento, con la excepción de aquello que supongan un legado cultural o festivo o un bien patrimonial e histórico contrastado.

 

Se establece la necesidad de contar con un censo de los locales, viviendas o espacios rústicos que están exentos del pago del IBI, así como de las inmatriculaciones que la Iglesia Católica ha llevado a cabo en virtud de la Ley Hipotecaria de 1846. Han de modificarse las Leyes y Acuerdos estatales pertinentes para que las confesiones religiosas dejen de tener exenciones de impuestos municipales, y muy especialmente el que respecta al Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), que suponen un privilegio inaceptable para una sociedad democrática e igualitaria. La moción insta al gobierno central a cumplir con todas estas medidas.

 

Por otra parte, los poderes públicos han de garantizar el ejercicio de la libertad de creencias por parte de la ciudadanía, por lo cual el ayuntamiento debe facilitar la celebración de ceremonias civiles de matrimonio y de funeral. Igualmente, se han de ir incorporando referencias y conmemoraciones de carácter civil al calendario oficial, los centros públicos y el callejero municipal. En el caso de catástrofes, homenajes, fallecimiento de personalidades, atentados, etc. los protocolos de organización de los actos oficiales “in memorian” han de ser de carácter exclusivamente civil.

 

Peris recuerda que “En València en Comú consideramos que ya es hora de derogar el Concordato con la Santa Sede y establecer un nuevo marco de relaciones que respete el principio de no confesionalidad recogido en la Constitución española vigente. Por ello la moción insta al gobierno central a llevar a cabo esta medida”. Finalmente, se propone que València se incorpore a la Red de Municipios por un Estado Laico.

 

“El Govern de la Nau está llevando a cabo ya varias de estas acciones, y justamente ese impulso de cambio es el que está detrás de la propuesta de València en Comú mediante una moción que recoja la importancia del principio de laicidad y establezca criterios y objetivos para conseguirlo”, afirma Peris.

 

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.