VALÈNCIA EN COMÚ exige una política europea de acogida basada en los derechos humanos

 

Las personas que formamos València en Comú consideramos indignante cuanto está pasando en las fronteras de Europa en relación con las personas migrantes y refugiadas que intentan entrar a nuestro territorio. No podemos tolerar ni un segundo más la masacre que, por acción y por omisión, se está perpetrando en nuestras fronteras en nombre de Europa. Es despreciable que el Mediterráneo se haya convertido en el foso de una fortaleza gobernada por una democracia mutilada.

La periferia del continente europeo es un espacio sin derechos, opaco y brutal. Mientras miles de personas sufren y mueren a las puertas de nuestros estados, nuestros dirigentes miran a otro lado y calculan los costes económicos que esta tragedia puede suponerles. Por ello, desde la solidaridad con los desplazados, ya sea por causa de la guerra, la barbarie, la tiranía o la miseria, consideramos necesario apoyar y reforzar el trabajo que han venido realizando los concejales del Ayuntamiento de Valencia, especialmente en materia de derechos humanos.

Creemos que los poderes públicos, desde el ámbito local hasta los poderes supranacionales, han de trabajar con las organizaciones y entidades que han centrado su labor en la atención a personas desplazadas directa y solidariamente, sin tibieza alguna.

Estamos viendo –sin poder hacer nada a nivel individual– cómo personas que, al igual que nosotros, tuvieron una ciudad, un pueblo, un entorno que vivieron como propio y del que han sido expulsadas –tal vez para siempre– vagan ante nosotros en un limbo jurídico y en un infierno humanitario. Exigimos, desde los barrios y las instituciones, una política de acogida que se rija por los principios que queremos para nosotros. Exigimos derechos de ciudadanía universales para todas, tal como recoge la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.