València estudia el proyecto de alumbrado público de Glascow de optimización de la eficiencia energética

 

 

Nuestra ciudad visitará la ciudad escocesa, en el marco del proyecto europeo CEPPI, para colaborar en un taller en el que varias ciudades -València, Castellón, Birmingham, Budapest y Breslavia- compartirán buenas prácticas en materia de compra pública innovadora, con el objetivo de mejorar los procedimientos de contratación y adjudicación de ésta, teniendo como meta la eficiencia energética.

 

Este proyecto se suma a la intensa línea de trabajo iniciada por el Govern de la Nau en materia de ahorro y eficiencia energética, concretamente desde las concejalías de Cambio Climático y Gobierno Interior. En esta ocasión, València podrá conocer de primera mano las experiencias de adquisición e implementación de dos proyectos de alumbrado público inteligente del consistorio escocés, así como realizar un recorrido por el Observatorio de la Ciudad para ver algunas de las tecnologías smart city ya implantadas y desarrolladas en alumbrado.

 

Durante la visita prevista, el Ayuntamiento de Glasgow explicará en detalle el proyecto “demostrador” de alumbrado viario inteligente que está implementado en tres lugares de la ciudad, el cual ha supuesto la instalación de centenares de bombillas led conectadas a un sistema de control centralizado que permite controlar de manera remota el alumbrado mediante la incorporación de varios sensores.

 

Gracias a esta innovación incorporada, el consistorio escocés puede obtener información pública y cruzar datos para ofrecer mejores servicios a su ciudadanía de manera más eficiente. Algunos de los datos que se pueden obtener a través de este tipo de sensores son, por ejemplo, captar el movimiento de las personas para disminuir o incrementar la intensidad de la luz, según haya gente paseando o esté la acera vacía.

 

Otro ejemplo también muy útil es la capacidad de los sensores de captar las perturbaciones de ruido. De tal forma que, si se detecta una alteración del ruido, en el centro de operaciones de la ciudad salta una alerta automática, lo que ahorra mucho tiempo, a veces vital, en casos como accidentes o robos.

 

El éxito de este modelo de alumbrado público inteligente se está ampliando ahora a otras tres ciudades escocesas con el fin de desplegar a mayor escala el proyecto. Esto ha despertado el interés de muchas ciudades de otros países, que, como València, ven interesante aprender y estudiar la viabilidad de estos servicios públicos a través de la compra pública innovadora.

 

El concejal de Cambio Climático del Ayuntamiento de València, Jordi Peris, afirma que “el intercambio de buenas prácticas entre diferentes ciudades es una herramienta muy útil para avanzar en la mejora de la eficiencia y el ahorro energético. Conocer de primera mano todos aquellos proyectos innovadores en esta materia, que ya han puesto a prueba otros ayuntamientos en toda la UE, hace que sea mucho más ágil el proceso y nos ayuda a obtener mejores resultados. Compartir el conocimiento a escala europea es un trabajo necesario. Hasta ahora, en la Administración local no hemos rentabilizado esta forma de gestionar, y por eso ahora nosotros estamos tratando de implementarla”.

 

Esta visita a Glasgow está enmarcada dentro del proyecto CEPPI que persigue el objetivo de crear y mejorar la capacidad de las ciudades para conseguir sus objetivos de eficiencia energética, a través de mejorar sus procedimientos de contratación y adjudicación de compra pública.

 

LA EFICIENCIA ENERGÉTICA: PRIORIDAD DEL GOBIERNO MUNICIPAL

 

La mejora de la eficiencia energética es una prioridad para el gobierno municipal. El consistorio ha ahorrado más de 1,8 millones de euros en alumbrado público mediante el Plan de Eficiencia Energética y medio millón más con el Plan Apagat. Se han sustituido casi 9.000 luminarias en edificios municipales, y se ha constituido una comisión técnica que trabaja para impulsar nuevas medidas para reducir la factura energética.

 

El Ayuntamiento de València destinará además 4 millones de euros para que el alumbrado público sea más eficiente en todos los barrios, reduciendo así el consumo energético en un 30 %. Este proyecto se financiará con interés cero por parte del Fondo Nacional de Eficiencia Energética.

 

Las concejalías de Cambio Climático y Gobierno Interior han coordinado también la puesta en marcha de una auditoría energética de todos los edificios municipales, con formación al personal técnico. Y de entre otras medidas que están a punto de desarrollarse, destaca la implicación de la comunidad educativa en el Proyecto 50/50 en el que cinco centros escolares municipales trabajarán la concienciación del ahorro energético.

 

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.